Primicia en España en LASVALPE:

En Cedar Rapids (EEUU) una comunidad se unió para satisfacer el último deseo de un hombre sin hogar.

Pues su última voluntad fue ver a su perra, Yurtie, una vez más. Era una solicitud sencilla, pero para él significaba el mundo en sus últimos días.

Las personas involucradas en el último deseo del hombre lo describieron como algo que nunca olvidarán.

Ahora que se ha ido, ellos siempre conservarán el recuerdo del hombre y de su mejor amigo.

"Ella goza de energía y sólo llena de amor y energía el hogar", dijo Kate Ungsla nueva dueña de Yurtie.

Yurtie, también conocida como Yurt, se está acostumbrando a su nueva casa después de haber sido adoptada por Kate y Eric Ungs de Marion.

"Cuando la vimos por primera vez en línea en su biografía decía: "tiene una historia muy convincente ", pero ya sabes, sólo eran palabras", dijo Eric Ungs.

Yurt vivía con Kevin McClain, un hombre sin hogar, de 57 años de edad, en su coche en Cedar Rapids. Pero hace un mes, se
enfermó de cáncer de pulmón.

Los paramédicos lo llevaron a Mercy Medical Center, y más tarde a la Casa Hospicio. Y Yurt fue al refugio de animales.

"En el momento en que lo pasábamos de la camilla de la ambulancia a la cama, él me dijo: 'Tengo una perra'", comentó  Jan Erceg

Especialista del Área Servicio de Ambulancias, quien es voluntaria en el refugio de animales donde Yurt fue a parar.

"Él dijo que su nombre era Yurt y en ese momento, se me encendió la bombilla, dijo Erceg.

Desde el día que Yurt y Kevin se separaron, él pedía verla. Y fue su último deseo.

La Casa Hospicio, el servicio de ambulancias y el refugio se unieron para hacerlo posible.

"Y en el momento que abrió los ojos y vio a la perra, se reconocieron enseguida y Yurtie lamió sus brazos, y también le lamió la cara", dijo Erceg.

"Dos días más tarde Kevin pasó a mejor vida en la Casa Hospicio. Cuando todo parecía ir perfecto", dijo Brandi Garrett, coordinador de atención al paciente en la Casa Hospicio Dennis y Donna Oldorf.

Al final, Yurt estuvo allí con su dueño, incluso hasta la muerte.

Eso es una compañera de verdad y la familia Ungs es consciente de la suerte que tiene.

"Ella es nuestra familia y nosotros somos su familia, simplemente un grupo muy unido", dijo Eric Ungs.

Fuente de la noticia y las fotos: Thegazette.com

Traducción: LASVALPE